Canary-Travel
Lanzarote - Fuerteventura - Gran Canaria - Tenerife - La Palma - La Gomera - El Hierro
  


Diversidad de paisajes
Flora autóctona

Desde el siglo XVIII, la riqueza natural de Canarias ha sido objeto del interés de estudiosos de todas partes. Hoy las abundantes joyas ecológicas de las Islas continúan atrayendo a cientos de miles de enamorados de la naturaleza. Especies de flora y fauna únicas en el mundo conviven en una sorprendente diversidad de paisajes que hacen imposible hablar de uno propiamente canario.

La condición geográfica de Canarias y la extraordinaria riqueza natural de su territorio han ayudado a preservar una sorprendente abundancia de tesoros ecológicos que compensan sobradamente al visitante.

Tanto en las islas de mayor población, Tenerife y Gran Canaria, como en la de menor número de habitantes, El Hierro, abundan los espacios naturales de gran valor ecológico.


Canarias cuenta con cuatro de los diez Parques Nacionales existentes en España, dato éste que justificaría suficientemente su condición de Espectáculo Natural, especialmente si atendemos a su reducida extensión territorial. Sin embargo, son muchos más los espacios naturales que, en todas las Islas, gozan de una protección especial debido a su riqueza ecológica.

La Ley de Espacios Naturales de Canarias, que aprobó en 1994 el Parlamento regional, otorga una especial protección, en función de los valores y bienes naturales a preservar, a un alto porcentaje de la geografía insular. Así, a los parques nacionales de Las Cañadas del Teide, Garajonay, Caldera de Taburiente y Timanfaya, a los que podría unirse en el futuro el Parque del Roque Nublo, en Gran Canaria, se unen parques naturales y rurales, reservas naturales, monumentos naturales, paisajes protegidos y sitios de interés científico.

Todos ellos en consonancia con la realidad canaria, de gran diversidad y contraste, fruto de la compleja orografía de algunas Islas, que da lugar a la existencia de un gran número de microclimas.

Mundo submarino

Endemismos

De la hermosa desolación volcánica de Timanfaya, en Lanzarote, a las nieves del Teide, en Tenerife, la selva verde de Garajonay, en La Gomera, o el encanto tradicional de la Caldera de Taburiente, en La Palma.

La macaronesia. La riqueza natural de Canarias, archipiélago de origen volcánico situado en la llamada región macaronésica, se caracteriza por la existencia de un gran número de endemismos (especies que no existen en ningún otro lugar del mundo) y una rica diversidad de paisajes fruto de su formación volcánica y la diferente evolución geológica de cada una de las islas.

De relieves muy moderados unas, como Lanzarote y Fuerteventura, y de elevadas altitudes otras, como Tenerife y La Palma, las islas ofrecen un clima especialmente benigno, gracias a la influencia de las corrientes marinas y los vientos alisios, que permite disfrutar de sus espacios naturales durante todo el año. Además, las cortas distancias, en y entre las Islas, permiten variar en pocas horas de paisaje.

Senderos. Una opción ideal para disfrutar de la naturaleza en Canarias es mediante la práctica del senderismo. Los antiguos caminos que utilizaban los canarios en sus desplazamientos antes de la popularización del automóvil son frecuentados ahora por los amantes de la naturaleza para adentrarse en parajes de singular belleza y disfrutar de su esencia. Son casi siempre recorridos sencillos y bien señalizados, aunque en algunos casos no es recomendable adentrarse en solitario.

Otra opción es la práctica de los llamados deportes de naturaleza, que en ningún otro lugar pueden encontrar escenario más espectacular. Es importante tener en cuenta que, a pesar de que las Islas cuentan con una oferta creciente de alojamientos de tipo rural, ubicados preferentemente muy cerca de ámbitos de gran valor natural, optar por un alojamiento tradicional, en la extraordinaria planta hotelera y extrahotelera de las Islas, no implica renunciar a conocer estos espacios.

Un corto desplazamiento nos lleva desde la más animada urbanización de costa al entorno más ecológico. Queda, también, la posibilidad de aprovechar las comunicaciones interinsulares, por avión o por barco, para no limitar la visita a una sola isla y descubrir un mundo diferente a pocos kilómetros.

Parajes de singular belleza

Agradecimiento especial a la Consejería de Turismo y Transportes del Gobierno de Canarias